Control del olor en el cultivo interior

3.4 (68.57%) 7 votes

 

El control del olor en el cultivo interior de marihuana, es uno de los problemas más importantes, a los que se enfrenta un cultivador.

Ya que por culpa del olor, se pueden enterar “personas no deseadas” de nuestra pequeña afición secreta.

O simplemente porque compartimos vivienda con alguien que no tiene nuestra misma afición por esta planta, y no queremos molestarle.

Hoy en día tenemos muchos productos, para ayudarnos en esta tarea. Para todo tipo de cultivos, desde los industriales hasta para el cultivador de un par de plantas.

Los filtros de carbón activo, son la piedra angular de la lucha contra los olores. Han de ser nuestra primera opción al iniciar un cultivo.Control del olor en el cultivo interior

Funcionan de forma pasiva, por lo que necesitaremos de un extractor para que haga circular el aire a través de él.  Pasa el aire por el interior del filtro cuya cámara esta repleta de granulado de carbón activado, y saldrá totalmente purificado por el otro extremo.

Los filtros van perdiendo efectividad con el uso. y Cuando notemos que no cumplen su función debemos sustituirlo.

Hay tamaños de filtros para todo tipo de cultivos, deberemos guiarnos por el caudal de aire que mueva nuestra extracción, y buscar el filtro acorde a ese caudal de aire. De lo contrario, si el caudal del filtro es menor, el extractor trabajará forzado, y puede verse afectada su vida útil.

Existen otro tipo de filtros de carbón, de tipo textil. En los que el carbón activado esta integrado en un tejido.

Son mucho más ligeros, pero no igual de efectivos. Pero cumplen su función en cultivos muy reducidos, o en el caso de tener un extractor de escasa potencia, que no pueda tolerar uno convencional.

También disponemos de neutralizadores de olores, de origen natural, a base de aceites esenciales.

Estos productos no son simples ambientadores, no enmascaran los olores, los eliminan. Y son un complemento ideal para otros medios como Control del olor en el cultivo interiorlos filtros de carbono. Sobre todo para evitar fugas de olor del cultivo a otras estancias.

Existen en diferentes formatos, para diferentes modos de aplicación.

  • En gel: Actúa por evaporación, simplemente abrimos el tarro y lo dejamos en la ubicación donde sea necesario.
  • En bloque: Funciona del mismo modo que el anterior, pero al estar en un estado totalmente sólido podemos utilizarlo dentro de los conductos de ventilación. En este caso lo ubicaríamos siempre después del filtro.
  • Líquidos: Preparados para ser diseminados por el ambiente, mediante atomizadores Control del olor en el cultivo interiortemporizados, evaporizadores electrónicos o directamente en spray.

Tenemos a nuestra disposición también para uso doméstico, lo último en avances científicos, en cuanto a eliminación de olores:

Los ozonizadores:

El ozono (O3), está formado por tres moléculas de oxígeno. Este aparato lo que hace es forzar la división de moléculas de 0xígeno (O2) , mediante una reacción denominada efecto corona. Estos átomos liberados (O) se unen a moléculas de oxígeno completas formando el ozono (O+O2=O3).

El ozono es muy inestable y tiene una vida muy corta.

Además de los olores, elimina bacterias, virus, hongos y esporas.

Y lo hace por medio de la oxidación, este átomo recientemente unido a la molécula de O2 es el encargado de oxidar cualquier microorganismo con el que se encuentre. y Produciendo como residuo de esta acción, solamente una molécula de oxígeno.

Los encontraremos en diferentes formatos según la función que queramos que desempeñen.

Ozonizadores de superficie: Son aparatos pensados para utilizarse ubicados en una pared, o directamente en un enchufe.Control del olor en el cultivo interior

Los colocaremos como mínimo a un metro de altura, ya que el ozono es más pesado que el aire y tiende a bajar. Entre 1,5 y 2 metros sería lo ideal.

Los situaremos fuera del cultivo, cerca de la entrada, para evitar la propagación del olor fuera de este.

Podemos darle otra utilidad, sobre todo en el caso de cultivo de cannabis medicinal, para personas con enfermedades graves que tienen su sistema inmunológico debilitado y no pueden arriesgarse exponerse a agentes patógenos, al consumir esta sustancia. Después de la cosecha, en el lugar destinado al secado podemos darle una breve exposición al ozono al material vegetal recolectado. Eliminando de esta forma cualquier elemento patógeno que pudiesen contener las plantas como el aspergillus. Este hongo suele estar presente en la marihuana pero solo afecta a personas con el sistema inmunitario dañado, como por ejemplo enfermos de cáncer.

Hay de distintos volúmenes de producción de ozono, dependiendo siempre del tamaño de la habitación donde se ubiquen. Seguiremos las especificaciones del fabricante que nos indicará para cuantos metros cuadrados es adecuado su producto.

Ozonizadores de conducto: Están pensados para trabajar en los conductos de ventilación. Deben ser colocados al final del circuito de extracción,Control del olor en el cultivo interior. tras extractores, filtros, reflectores refrigerados, etc. Ya que si el ozono pasara por ello oxidaría sus componentes, reduciendo la vida útil de nuestros equipos.

Necesita unos 5 metros de conducto desde su colocación hasta la salida al exterior, para que le dé tiempo a actuar, y ser efectivo al 100%

Conviene usarlo junto con un filtro de carbono, aunque no lo sustituyamos nunca más. Para que filtre el polvo y así alargar la vida del ozonizador.

Existen dos tipos de lámparas montadas en estos ozonizadores.

Las convencionales, que deberán ser sustituidas cada 60.000 horas de uso aproximadamente, para mantener el pleno rendimiento.

Y las “long life” que pueden durar toda la vida, con solo un pequeño mantenimiento. Consistente en desmontar la bombilla y limpiarla con frecuencia. De ahí el tener que usarlas con filtros de carbón, para evitar que les llegue suciedad.

Con la combinación de estos tres productos, situados en los lugares correctos podremos estar tranquilos al 100% de que nadie va a detectar nuestra actividad por culpa de los olores.

Artículo por J.S.Simón.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *